Maison Moschino

Muchos son los diseñadores que cada día se levantan con nuevos proyectos en mente. La moda ya no solo se encuentra en las grandes boutiques, ni en las fragancias respaldadas por estos diseñadores, sino que poco a poco van innovando para buscar nuevas vías de promoción. Las colecciones limitadas de botellas de Coca Cola que recientemente se han sacado a la venta son un ejemplo de ello. Otro ejemplo, y es algo que últimamente está aumentando, es la creación de hoteles por parte de estos diseñadores.
Firmas como Bulgari, LVMH, Emporio Armani o Martin Margiela se encuentra al mando de hoteles con un encanto especial y con detalles del sector de la moda que hace años ni contemplábamos. Me encanta el mundo de la decoración, y mucho más si se une con la moda. Por esta razón hoy quería enseñaros uno de mis hoteles preferidos, el ‘Maison Moschino’.

El ‘Maison Moschino’, ubicado en la Viale Monte Grappa de Milán, es un hotel de 5* que cuenta con 65 habitaciones, todas y cada una de ellas decorada de manera distinta, y de las cuales 2 son junior suites. A pesar de que en la mayoría de este tipo de hoteles nos encontramos rasgos característicos de la firma a la que correspondan, yo definiría a este hotel como un espacio donde en cada uno de sus rincones está presente la moda.
El edificio, construido en 1840, fue en la época una estación de ferrocarril. Poco después esta estación cerró sus puertas y en 2010 volvió a abrirlas para dar la bienvenida a Maison Moschino. La fachada, aunque con algunas restauraciones, es lo único que se conserva del edificio original, ya que el interior fue totalmente reconstruido y decorado por Rossella Jardini, la directora creativa de la firma, su equipo y la diseñadora de interiores Jo Ann Tan.
La decoración es lo más importante en este hotel, y con razón. Cientos de vestidos constituyen las lámparas de las diferentes estancias. Los elementos de la moda y de la arquitectura se unen para crear magia y exclusividad en cada habitación. Vestidos colgados en grandes perchas se convierten en los cabeceros de muchas de sus habitaciones, extendiéndose hasta el final de la cama. Los pétalos también tienen un lugar importante, ya que se unen formando colchas, lámparas o incluso animales. Los elementos sobresalen de las paredes mostrando un efecto 3D. 

No podría quedarme con una habitación en particular, porque todas tienen detalles irresistibles. Pétalos casi cayendo del techo, vestidos envolventes, insectos en relieve, dulces más que apetecibles colgados de lámparas giratorias, cojines sweets… Definitivamente es un hotel mágico. 
¿Qué os parece el estilo de este hotel?
Muchos besos y hasta la próxima

2 Comentario

  • Responder Lola 16 agosto, 2012 at 8:18 pm

    omg…. algún día estaré ahí jijiji 🙂

  • Responder ComoDiorManda 16 agosto, 2012 at 9:27 pm

    maaaaadre mía los cabeceros vestidos son una pasada!!! :O

  • Deja un comentario